El cóctel perfecto para una boda veraniega - Catering la Victoria
4140
post-template-default,single,single-post,postid-4140,single-format-standard,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,transparent_content,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-13.5,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
 

El cóctel perfecto para una boda veraniega

crujiente de langostinos macerados en coco y salsa kimche

El cóctel perfecto para una boda veraniega

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Todavía quedan unos meses para dar la bienvenida a la época más esperada del año. Sobre todo, para los que se casan en esos meses. Sin embargo, estas parejas ya están en plenos preparativos de la prefecta boda veraniega

Cuando se proyecta el menú para una boda, aparte de los gustos y preferencias de los novios (además de pensar en sus invitados), ese importante adecuar esos platos a la hora de la celebración, así como a la temporada en la que se realizará la ceremonia.

Es sencillo, si estamos a finales de julio en una boda de mañana, resulta impensable comenzar el banquete con una crema caliente de castañas. Lo mismo que si hacemos una boda de inspiración navideña y no ponemos un rico segundo plato de caza.

Cuando hablamos de bodas de verano, el calor excesivo puede arruinar buena parte del catering, por ello lo mejor es optar por platos refrescantes que acompañen a un sol de justicia y que ayuden a los invitados a estar más cómodos en un día tan asfixiantes. Sobre todo, si tiene lugar al aire libre.

La hidratación en una boda veraniega es clave

Además de ubicar sombras estratégicas, amplias sombrillas y carpas, si tanto el cóctel como el banquete se hacen al aire libre, opta por platos y bebidas refrescantes. Sobre todo, al inicio de la celebración.

Importante ubica puestos de bebidas frescas, como limonada, agua de sabores o zumos de naranja, no sólo son tendencia, sino que vienen genial para refrescar a los asistentes. Con repartir unos botellines de agua bien fría al terminar la ceremonia religiosa o civil es suficiente detalle para hidratar a los invitados y que puedan esperar hasta el inicio del cóctel para tomar elaboraciones más preparadas.

Así, con los aperitivos iniciales puedes poner mojitos o gin tonic, sangrías de frutas diferentes o incluso divertidas y decorativas bañeras vintage repletas de hielo picado donde descansan cervezas bien frías. ¡A tus invitados les encantará esta sorprendente idea para calmar ese calor!

La clave para el éxito está tanto en la elección de las bebidas como en la bonita decoración con las que se presentan, que las hacen aún más atractivas para los invitados.

Las ensaladas también son para las bodas

Las bodas en verano requieren platos ligeros y fresquitos. Por lo que, una ensalada se convierte en el mejor entrante que podréis servir en vuestra boda. Para marcar la diferencia da un paso más y juega con materias primas siempre de buena calidad pero que sumen ese punto extra y diferente que buscas en un día tan especial.

No tiene que ser la típica ensalada que cenas un día cotidiano en casa. Se pueden crear maravillosas propuestas, déjate asesorar por la experiencia de los mejores catering como Catering La Victoria, y añade frutas tropicales, mariscos y hasta frutos secos.

Pueden estar ya preparadas y que cada invitado se eche un poco en un cuenco para probar todas las que se ofrecen. O montajes en los que se disponen todos los ingredientes (sanos, coloridos y frescos) para que cada invitado se haga su ensalada al gusto como prefiera.

Piensa en los platos principales del banquete

Con un exceso de sol y altas temperaturas, lo mejor como hemos dicho, son los platos ligeros en lugar de propuestas más pesadas e indigestas para esos meses de verano. Así, el gazpacho, salmorejo, vichysoisse o las cremas frías son platos estrella para las bodas de verano. Además, la presentación es clave en estos platos ya que se suelen presentar en coquetos vasitos.

Food corner de frutas

Hay una idea fantástica para esos meses estivales que podemos llevar a las bodas: poner fruta fresca y de temporada. Melón, sandía, piña, kiwi, fresas, ciruelas…La lista es infinita. Y para presentarlas, se pueden crear divertidas brochetas, vasitos de macedonia o en simpáticas estaciones de comida. Lo mejor para el aperitivo y para amenizar el baile de una forma muy sana.

¿Te apetece un helado?

No solo para los niños. Si hay algo que apetece mucho en verano es comernos un polo de frutas o un granizado; una idea que podemos poner también como opción refrescante para las bodas de verano. Recibe a tus invitados con un rincón de divertidos polos y helados. Desde los más clásicos de limón o fresa a otros más sofisticados y creativos hechos de mojito y con una chispa de alcohol.

Un cóctel marinero

Si hacéis la boda frente al mar es la mejor excusa para hacer una celebración con toques marineros, también en la comida. Unos vinos blancos fresquitos para acompañar a un puesto diferente de sardinitas o unas gambas hechas en el mismo momento en las brasas, unas cazuelitas con mejillones, navajas con un toque de limón y los siempre maravillosos mariscos.

Las piezas más grandes como langosta o bogavante pueden formar parte de ricas paellas hechas al momento, como ingrediente principal de originales ensaladas o como plato principal del posterior banquete cuando os sentéis a la mesa.

Y por supuesto, no pueden faltar unas ostras. Pero cuidado con escoger las más baratas. No es momento de jugar con la salud ni vuestra ni de los invitados. Por eso lo mejor es adquirirlas en un establecimiento que ofrezca calidad sin importarte el coste.

Comida internacional

Hay algunos platos internacionales que quedan estupendos en una boda de verano, como es el caso de la comida japonesa. Ofrece a tus invitados una mesa deliciosa mesa compuesta por piezas de sushi variadas junto a tatakis de atún rojo. ¡Será todo un éxito!

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.


WhatsApp chat